¿Cómo redactar una carta de renuncia?

Te enseñaremos en esta página cómo redactar una carta de renuncia de manera asertiva, asegurando que puedas gestionar las consecuencias de este hecho y evitando en lo posible, espacios de discusión o controversia.

La vida es el resultado de nuestros hábitos y de nuestras decisiones. Por un lado, los hábitos se forjan con disciplina en acciones que sean constantes. Por otro lado, todas las decisiones llevan en direcciones que marcarán tu vida desde el momento en que las tomas. adecuadamente un puesto suele ser menos común.

No estás satisfecho con tu posición actual, encontraste algo mejor, o estás listo para un cambio, renunciar puede ser una momento estresante.

Antes de renunciar a tu empleo

Para llegar a escribir una carta de renuncia, debes contemplar varios aspectos. Es una decisión que sin dudas marca una bifurcación en la continuidad de tu vida, bien sea por la razón de ir a mayores niveles de bienestar, o para dejar atrás situaciones negativas.

Tomar la decisión de dejar el empleo que has estado desarrollando, es un hecho muy importante y está cargado de dificultad. Pudo haberse convertido en tu zona de confort y seguro tienes miedo de cerrar este capítulo en tu vida.

Sobre todo, es difícil porque la intención de tener una vida plena consiste en mantener todo con equilibrio y sabiduría. Renunciar a tu trabajo y además sumarle el quedar en malos términos con tu entorno laboral, no genera equilibrio sino angustia y crea resentimientos innecesarios. Pero no te preocupes, que te enseñaremos cómo redactar una carta de renuncia que sea estratégicamente fácil y logres tu objetivo.

Descarga gratis uno de nuestros modelos de carta de renuncia.

Claves para redactar una carta de renuncia

La asertividad en la comunicación que debes usar para alcanzar una renuncia pacífica, a favor de todas las partes, es un comportamiento que deberás reflejar tanto al redactar la carta de renuncia como al tener que conversar con tu jefe. Al ser asertivo garantizas defender tus derechos sin que tu jefe o en la empresa se sientan agredidos. La idea de la carta de renuncia es que puedas comunicar tus ideas de manera congruente, directa y equilibrada. Evita a toda costa la emocionalidad común que está definida por la ansiedad, la rabia o la culpa, ya que será obstáculo para una eficiente comunicación.

Existen elementos que puedes cuidar para hacer de tu renuncia un proceso armonioso y hasta exitoso. Estos son:

Respeto

El respeto es la consideración empática que tu tienes hacia los demás. Una persona exitosa es respetuosa hacia los demás porque buscará tratar a las personas como quiere ser tratado. Que te des de baja en una compañía, requiere que tengas el mayor cuidado de no generar daño a la empresa o jefe, mas allá de la perdida de tus servicios.

Gratitud

La gratitud es el sentimiento que tú tienes hacia algo o alguien que te ha generado algún beneficio. Además, es una de las características que más resalta de alguien con madurez emocional y espiritual. El tiempo que estuviste en esa empresa, independientemente de algún conflicto, diferencias; o independiente de tu ideología y sentimientos, recibiste beneficios que ayudaron a mantener tu vida y la vida de tus seres queridos. Comunicar tu agradecimiento sobre ese hecho, te enaltece y suaviza las palabras de renuncia.

Responsabilidad

La responsabilidad es el valor que te lleva a asumir las consecuencias de tus acciones o la falta de ellas. Es importante comunicar, tanto por escrito con una carta de renuncia por motivos personales, como verbalmente, que la decisión de retirarse es de entera decisión propia. Solo tú tienes la responsabilidad de tus decisiones, sean estas acertadas o no. Si así lo deseas, puedes ofrecer tu apoyo durante la transición de tu salida de tu puesto.

Planificación

La planificación es la acción sistemática de prever las consecuencias de tus posibles decisiones, de manera que se puedan ordenar las ideas por prioridades estratégicas. Planificar los pros y los contras de retirarte de una compañía, así como los pasos que seguirás para hacerlo o no, hará que tus acciones sean congruentes y hábiles. De igual forma, tu comunicación se verá influenciada, al hacerte más asertivo.

Para renunciar a tu empleo, la mejor opción es conversarlo directamente con tu jefe. Sin embargo, para formalizar tu decisión, siempre será necesario que te dediques a escribir una carta de renuncia para comunicar de manera ordenada y consistente tus ideas. Debes entregar la carta de renuncia con antelación, dependiendo de las leyes de tu país y las políticas de la empresa, podría ser con al menos 30 días. Lo más seguro es que no se pueda renunciar a un trabajo de un día para otro sin perder algunos beneficios.

escribir-una-carta-de-renuncia

Llegó la hora de escribir tu carta de renuncia

  • Se recomienda que uses un tipo de letra que evidencie formalidad de tu parte. Puedes usar las fuentes “Times New Roman” o “Arial”, por ejemplo.
  • Escribe un máximo de 500 palabras. Una renuncia puede resultar incómoda para tu jefe o empleador directo.
  • Sé preciso, conciso y cordial con lo que deseas comunicar.
  • Usa la referencia de comunicación asertiva descrita anteriormente. Recuerda que el respeto, la gratitud, la responsabilidad y la planificación, son una ventaja estratégica a tu favor. En ningún caso te estás humillando con estos elementos. Al contrario, tener estas actitudes te hace mejor persona.
  • Se preciso con el día hasta el que estarás trabajando para dejar en perfecto orden todas tus responsabilidades. Deja claro que serán los 30 días, o los días que establezcan las leyes de tu país.
  • Solicita tus documentos, los cuales van a depender del tipo de contrato que tengas, bien sea liquidación por tiempo laborado o tu constancia de trabajo, entre otros.
  • Cierra tu carta de renuncia expresando que deseas lo mejor a la empresa, colocando tu nombre, DNI y firma.

Que tengas éxito al escribir la carta de renuncia y no olvides que ser asertivo te llevará por una salida equilibrada para todas las partes.

4 - 5